¿Qué es un canal?

En Slack, el trabajo en equipo y la comunicación se producen en canales. Un canal es un lugar único en el que un equipo puede compartir mensajes, herramientas y archivos. Sigue leyendo para saber cómo crear canales, unirte a ellos y usarlas para colaborar con tus compañeros de equipo.

Todo lo que necesitas saber sobre los canales

  • Se pueden organizar por equipo, proyecto o lo que sea más relevante para ti.
  • Los miembros del equipo pueden unirse a los canales y salir de ellos cuando quieran.
  • Los hilos permiten tener conversaciones paralelas centradas y organizadas dentro de los canales.


Crear canales

Los canales pueden organizarse en torno a cualquier tema y un espacio de trabajo puede tener tantos como necesites; ¡no hay límites! Están disponibles para todos los planes: Gratuito, Estándar, Plus y Enterprise Grid.

 Canales abiertos

  • Todos los miembros pueden unirse a ellos y todos pueden buscar cualquier cosa que se haya publicado.
  • Por defecto, todos los miembros de un espacio de trabajo (salvo los invitados) pueden crear canales abiertos. Los propietarios de los espacios de trabajo pueden cambiar este permiso y limitar la creación de canales a miembros con roles determinados.


 Canales cerrados

  • Sirven para hablar sobre temas que no deberían estar abiertos a todos los miembros, por lo que necesitas una invitación para poder verlos en Slack.
  • Por defecto, todos los miembros de un espacio de trabajo (incluidos algunos invitados) pueden crear canales cerrados. Los propietarios de los espacios de trabajo pueden cambiar este permiso y limitar la creación de canales a miembros con roles determinados.


 Canales compartidos


 Canales que pertenecen a varios espacios de trabajo


Cómo unirse a canales

El modo de unirse a un canal depende del tipo que sea.

 Canales abiertos


 Canales cerrados


 Canales compartidos

  • Que el canal sea abierto o cerrado determina el modo en que los miembros pueden unirse a él.

 Canales que pertenecen a varios espacios de trabajo

  • Que el canal sea abierto o cerrado determina el modo en que los miembros pueden unirse a él.


Cómo usar los canales

Si bien un espacio de trabajo puede tener tantos canales como sea necesario, Slack funciona mejor cuando se aplican una directrices a la hora de crear canales y se respetan algunas prácticas recomendadas.

Directrices


Buenas prácticas

  • La transparencia es importante, por lo que la mayoría de las conversaciones deben tener lugar en canales abiertos para que todos los miembros puedan buscarlas. No te preocupes, los miembros pueden definir notificaciones específicas por canales y elegir cuándo quieren estar informados o silenciar toda la actividad directamente.
  • Es importante realizar un mantenimiento: archiva los canales que no se usen cuando ya no los necesites; aunque también puedes eliminarlos por completo si no quieres conservar su historial.
  • Controla quién puede publicar con espacios destinados a dar avisos, revisar tickets de soporte o mostrar el trabajo de tu equipo. 
  • Si la naturaleza de un canal cambia con el tiempo, este puede convertirse de abierto a cerrado, pero no al revés. Por motivos de privacidad, los canales cerrados nunca pueden convertirse en abiertos.