¿Qué es un canal?

Slack organiza las conversaciones en ubicaciones específicas llamadas canales. Los canales aportan orden y claridad al trabajo: puedes crearlos para cualquier proyecto, tema o equipo. Con las personas y la información adecuadas en un mismo lugar, los equipos pueden compartir ideas, tomar decisiones y sacar adelante trabajo.

Consejo: Slack te permite colaborar en canales con personas tanto de dentro como de fuera de tu empresa. Obtén más información sobre el uso de Slack Connect para trabajar con personas que no pertenezcan a tu empresa.


Canales abiertos vs. cerrados

En Slack, los canales pueden ser abiertos o cerrados.

  • Los canales abiertos fomentan la transparencia y la inclusividad. Cualquier miembro de tu espacio de trabajo (pero no los invitados) puede ver y unirse a un canal abierto, por lo que todos tienen acceso a la misma información compartida. Otros miembros de tu espacio de trabajo pueden buscar los mensajes o archivos publicados en un canal abierto.
  • Los canales cerrados se utilizan para conversaciones a las que no deberían acceder todos los miembros. Solo alguien que ya es miembro de un canal cerrado puede añadir a otras personas a dicho canal. Solo los miembros de un canal cerrado pueden buscar los mensajes o archivos publicados en ese canal.

Consejo: cuando creas un canal, puedes hacerlo abierto o cerrado. Más adelante, puede convertirse de abierto a cerrado, pero, por motivos de privacidad, si es un canal cerrado, no puede convertirse en abierto.


El canal #general

Todos los espacios de trabajo de Slack tienen un canal #general, que es el único canal al que los miembros (pero no los invitados) se añaden de forma automática y que no se puede abandonar. Este canal funciona de manera óptima cuando se utiliza para compartir anuncios en todo el espacio de trabajo. El canal #general no puede archivarse, eliminarse o convertirse en canal cerrado. 


Consejos sobre los canales y buenas prácticas